El Opus Dei cumple 40 años como prelatura personal

Por Redaccioninfovaticana | 28 noviembre, 2022

El Opus Dei celebra hoy un aniversario redondo aunque con cierto sabor amargo. El 28 de noviembre de 1982 san Juan Pablo II erigió el Opus Dei en Prelatura Personal con la constitución Apostólica «Ut sit».

Recientemente, este pasado mes de julio el Papa Francisco modificó los artículos V y VI con el Motu Proprio «Ad charisma tuendum». La Obra cumple cuarenta años como prelatura personal tal y como quiso el Papa Juan Pablo II. Ahora, la prelatura el cuarenta aniversario de la bula Ut Sit, la cual acaba de ser modificada por Francisco.

Ni el prelado será obispo, ni se deberán centrar en la jerarquía, es lo que quiso Francisco, además de mover al Opus Dei del Dicasterio de los Obispos al del Clero y obligarles a presentar informes anuales en vez de cada cinco años.

La bula Ut Sit de Juan Pablo II

«Con grandísima esperanza, la Iglesia dirige sus cuidados maternales y su atención al Opus Dei, que por inspiración divina el Siervo de Dios Josemaría Escrivá de Balaguer fundó en Madrid el 2 de octubre de 1928, con el fin de que siempre sea un instrumento apto y eficaz de la misión salvífica que la Iglesia lleva a cabo para la vida del mundo», comienza diciendo Juan Pablo II en la bula Ut Sit en la cual dotó al Opus Dei de la figura jurídica tan deseada por su fundador.

San Josemaría
San Josemaría reza de rodillas acompañado de monseñor Javier Echevarría y el beato Álvaro del Portillo

San Juan Pablo II escribió que «habiendo crecido el Opus Dei, con la ayuda de la gracia divina, hasta el punto de que se ha difundido y trabaja en gran número de diócesis de todo el mundo, como un organismo apostólico compuesto de sacerdotes y de laicos, tanto hombres como mujeres, que es al mismo tiempo orgánico e indiviso —es decir, como una institución dotada de una unidad de espíritu, de fin, de régimen y de formación—, se ha hecho necesario conferirle una configuración jurídica adecuada a sus características peculiares. Fue el mismo Fundador del Opus Dei, en el año 1962, quien pidió a la Santa Sede, con humilde y confiada súplica, que teniendo presente la naturaleza teológica y genuina de la Institución, y con vistas a su mayor eficacia apostólica, le fuese concedida una configuración eclesial apropiada».

El Papa polaco supo comprender el carisma del Opus Dei gracias a la ardua labor del beato Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría Escrivá al frente de la Obra. Juan Pablo II entendió que podían caber en una misma organización laicos, no religiosos, y sacerdotes sin necesidad de crear dos instituciones distintas.

La reforma de Francisco

Durante este año, a través de la Constitución apostólica Predicate Evangelium del pasado mes de marzo y con el motu proprio Ad charisma tuendum de julio, el Papa Francisco introdujo una serie de reformas que ha provocado que este cuarenta aniversario del Opus Dei como prelatura tenga un sabor distinto a lo previsto hace un año.

De acuerdo con el art. 117 de la Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, la Prelatura depende del Dicasterio del Clero, que, en función de las materias, evaluará con los demás Dicasterios de la Curia Romana las cuestiones que en cada caso corresponda afrontar. El Dicasterio para el Clero, al tratar los diversos asuntos, se servirá, mediante la oportuna consulta o transferencia de expedientes, de las competencias de los demás Dicasterios.

Francisco con el prelado del Opus Dei
Francisco con el prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz

De este modo, Francisco obligaba a cambiar la bula Ut sit de Juan Pablo II en la que se acordó que el Opus Dei dependerían de los Obispos y no del Clero.

Además, cada año el Prelado, que ya no podrá ser obispo, presentará al Dicasterio del Clero un informe acerca de la situación de la Prelatura y del desarrollo de su trabajo apostólico.

¿Cómo se celebró el XX aniversario?

Hace veinte años, en el año 2002, bien distinto era el panorama del Opus Dei dentro de la Iglesia. En aquel momento, el prelado era monseñor Javier Echevarría, tercer sucesor de Escrivá de Balaguer.

En un artículo publicado en la revista Romana con motivo del XX aniversario de la constitución del Opus Dei como prelatura personal, Antonio Viana de la Universidad de Navarra, sostenía que «por la consagración episcopal el Prelado ingresa en el colegio de los Obispos y establece con ellos los correspondientes vínculos de comunión, representando a la Prelatura. El Prelado ejerce una función de naturaleza episcopal, por cuanto es cabeza del presbiterio de la Prelatura (formado a partir de la promoción al orden sagrado e incardinación en la Prelatura de algunos fieles laicos del Opus Dei) y Ordinario propio de la Prelatura, en comunión con el Romano Pontífice y los demás Obispos miembros del colegio episcopal».

En dicho artículo, Viana argumentó que «el futuro es una llamada a saber armonizar la espontaneidad, la fuerza espiritual y apostólica que surge de la vocación sobrenatural, con el impulso, dirección y gobierno del trabajo apostólico y de la vida del Opus Dei. Espíritu y derecho, carisma e institución jerárquica, no sólo son compatibles, sino también dimensiones inseparables de esa realidad compleja y familiar que es la Iglesia».

Ahora, mucho han cambiado las cosas desde ese 2002 y más aún desde 1982. El próximo mes de enero, la prelatura celebrará un Congreso extraordinario para llevar a cabo la reforma de los Estatutos mandada por el Papa Francisco y orquestada por el cardenal jesuita, Gianfranco Ghirlanda quien hace cuarenta años se opuso frontalmente a que el Opus Dei pasara a ser prelatura personal.